¿Cuál es el papel de la literatura en estos tiempos de crisis por la pandemia del covid 19?

La literatura para mí es una expresión del espíritu a la que se le da vida utilizando el lenguaje y la imaginación, por eso cada escritor tiene su propio estilo y narra los hechos de acuerdo a su experiencia de vida y visión del mundo. Plasmando mediante sus novelas, relatos y narraciones lo que sucede en la sociedad actual o lo que puede suceder en las generaciones venideras teniendo así la capacidad de prevenir y pronosticar desastres que pueden ocurrir a la humanidad. La literatura es el arte de crear mediante el lenguaje que es definido por (Cajiao, 2001) como: “el punto crucial de la experiencia humana y su dominio y uso constituye la posibilidad de progreso individual y colectivo. Por eso, hablar de desarrollo humano es hablar de educación, y hablar de educación es hablar de lenguajes, porque todo aquello que es humano requiere un lenguaje particular para ser construido en el mundo propio de cada persona y en la red social en la cual todas las cosas adquieren sus significados” (p.8).

Para dar a conocer lo que hace la literatura en los momentos de crisis decidí utilizar una creación de Edgar Allan Poe, que encontré en un libro escrito en 1848 llamado: Narraciones extraordinarias, pero específicamente voy a hablar de una narración titulada: La máscara de la muerte roja (the mask of the red death) que relata la historia de una región devastada por la muerte roja, una peste que dura largo tiempo, es fatal y espantosa porque produce dolores y derramamiento de sangre por los poros que finalmente causa la muerte al individuo que se encuentra infectado y que es aislado careciendo de socorro por parte de sus semejantes por miedo a ser contagiados de esta terrible enfermedad. Pero el príncipe Próspero era feliz, intrépido y sagaz, cuando vio que sus posesiones quedaron semidespobladas debido a la enfermedad; decidió crear un refugio para él, los caballeros y las damas de su corte. Para esta parte de la narración voy a realizar una cita textual debido al contenido del mensaje que nos da el autor y que presenta similitud con lo que está ocurriendo en la actualidad por la pandemia del covid 19 (Poe, 1848) narra: “se refugió con ellos en una de sus recónditas abadías fortificadas, de amplia y magnifica construcción, obra del propio príncipe. Una sólida y elevada muralla la circundaba. Las puertas eran de hierro. Los cortesanos, una vez dentro, se sirvieron de fraguas y pesadas mazas para soldar los cerrojos, decididos a no dejar ninguna vía de acceso o de salida a cualquier eventual impulso súbito de desesperación del exterior o de frenesí del interior. La abadía disponía de abundantes víveres. Gracias a estas precauciones los cortesanos podían desafiar la peste. Que el mundo exterior se las arreglase como pudiese; mientras tanto, sería locura afligirse o pensar en él” (p.216)

Este párrafo de la creación literaria de Edgar Allan Poe parece ser escrito en este tiempo ya que refleja perfectamente la realidad que estamos viviendo. En la cual el presidente, los ministros y los senadores se encuentran refugiados en sus mansiones con todo lo necesario y hasta de sobra para sobrevivir a la pandemia y se atreven a pedir a los pobres que se queden en sus casas y no salgan a buscar su sustento diario, prometiéndoles mercados y subsidios que solo llegan a unos pocos por la corrupción que existe en el país. Es fácil quedarse en casa cuando se tienen todas las garantías para estar bien, pero que hay de aquellos que pasan hambre, violencia y que ni siquiera tienen acceso al sistema de salud y educación. Ellos son sumergidos en el olvido y parecen invisibles para la clase alta de Colombia.

En el relato que nos hace Poe el príncipe decide realizar una fiesta de máscaras con sus cortesanos sin pensar en la gran sorpresa que encontrarían al final de la noche él y sus acompañantes que fueron sorprendidos por la máscara de la muerte roja que acabó con la vida del príncipe y todos los cortesanos demostrándoles así que la muerte no distingue clases sociales y que llega hasta los lugares más recónditos.

En conclusión, la literatura en los tiempos de crisis cumple la función de denunciar, criticar, mostrar y dejar evidencia de las injusticias cometidas por los que tienen el poder, quienes menosprecian a los más vulnerables y los dejan a su suerte, olvidando que muchos de los marginados les dieron su voto y por eso ellos están a cargo del país disfrutando de excelentes sueldos y muchas garantías para ellos y sus familias.

 

 

 

 

ZULMA CASTRO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba